Ir al contenido principal

Slash, su pelo y el mío

Ayy peque, compañera de emociones y pases comprados en enero y por teléfono.. qué lindo fue todo. La pasé taaaaaan bien amigos, vengan, denme un abrazo lleno de olores ajenos a mí!
Qué bueno el Quilmes, qué buena la milanga de después, la Ser Citru, los Capitanes del Espacio robados... una ovación para la cervecería.

PD: no, no nos parecemos.
PD2: horrible cuando revienta la burbuja de consumo y uno vuelve a la vida sin roquenrol.

Comentarios

a dijo…
si, slash y vos si.
Anónimo dijo…
solo te escribo xke te extraño asi mucho... sabelo... igual me re parece ke se viene un... uruguay?? rosario?? la costa?? pensalo...

te kiero tanto como mucho!

Ti
.*.RøMâ.*. dijo…
slaashhhh
dufffffff
scoooot
tyleerrr
.
.
.
baba!


jajaja
quiero verte! anda pensando cuando! ya! jajaja beshoooote
aa dijo…
moni mirá esto!

http://www.youtube.com/watch?v=iwY5o2fsG7Y

Entradas más populares de este blog

Eh.. mami, te parto como a un queso!

Toda esta cachondez que traen aparejadas las altas temperaturas, lejos de generar sentimientos lindos, me violentan. Esto es una advertencia a los que se sienten obligados a gritar o tocar bocinas cuando ven a alguien en musculosa / pollera / shorts .. comprense una vida! pelotudos! Lo único que hacen es perpetuar una raza de mujeres superficiales que tienen un momento efímero de felicidad y autoestima elevada.. cuando lo que en realidad sucede es que con 33º, le quieren dar a todo lo que camine (y alguna que otra lisiada también, por qué no?)
Y eso no es lo que más me encabrona de todo.. sino que tienen el toupé (obvio que quería escribir toupé) de enojarse cuando una les responde que se pueden ir un poquito a la p/S(&! que los parió y se mofa de su lamentable estado.
Por lo pronto.. voy a seguir puteando gente desagradable. Quizás me metan una mano que me deje hecha vegetal.. pero es mi aporte para una sociedad mejor, depurada de pelotudos y vacías.
Soy Mónica Samborita Khayatte. Soy periodista, comunicadora, creativa, publicitaria y todas esas cosas que son más o menos lo mismo pero no.
Todos piden y nadie da. El ismo del ego se vuelve enorme y me aplasta hasta que no me deja respirar más. Y así sigo viviendo.